Cómo jugar al póquer mano a mano: competencia y probabilidad

El póquer mano a mano es una oportunidad para que los jugadores muestren todo su talento en el póquer, incluidos los faroles, las retiradas, los movimientos estratégicos, las subidas, la lectura de las manos y los rangos de los oponentes, y mucho más.

Si quieres ganar este juego, tienes que trabajar duro. Recuerde, la hostilidad no significa que ignoremos nuestras habilidades cognitivas. De hecho, la estrategia mano a mano requiere que los jugadores presten mucha atención.

Cubriremos algunos enfrentamientos mano a mano en este blog para ayudarlo a comprender exactamente dónde se encuentra en varias situaciones previas al flop cuando juega Texas Hold’em. Recuerde, solo nos enfocamos en el juego con una sola mano. Al jugar Texas Hold’em, es fundamental colocar a tu oponente en diferentes cartas en lugar de una específica. Por otro lado, conocer las probabilidades de un juego preflop típico es un buen punto de partida. Elija e investigue lo que es bueno para usted. Si bien no es necesario que memorices estos números, no te hará daño si lo haces.

derecho y derecho

La pareja más fuerte tiene un 80% de posibilidades de ganar. Podríamos ser un poco más profesionales y decir que si el par pequeño no tiene palos limpios y/o el número máximo de escaleras, la equidad del par alto sube uno o dos puntos.

Ejemplo: JJ VS 77

Parejas y Cartas Altas

Esta es la mano de lanzamiento de moneda estándar con la que te encuentras al final de un torneo en el que un jugador va all-in. Debido a que el par es un pequeño favorito, el término lanzamiento de moneda indica una situación pareja, que en realidad es del 55 % al 45 % de las veces.

Ejemplo: QQ contra AK

Pares y Agujeros

En esta posición, la pareja suele ser favorita 5 a 1, aunque esto puede cambiar dependiendo de si las dos cartas ocultas están al mismo nivel y/o conectadas.

Ejemplo: 68 a 99

Pares con alto y bajo

Los dos tienen un 70% de posibilidades de ganar. QQ vs AT es otro ejemplo. La carta no emparejada del más débil tiene tres outs y el favorito tiene un nuevo sorteo.

Ejemplo: QQ frente a AT

Carta alta, la misma carta alta emparejada con la misma carta alta

La batalla entre un par de Cowboys y Big Slick es un excelente ejemplo de esta situación. AK tuvo 3 outs y los Cowboys estaban 70-30% o 2.3-1. Esto está en marcado contraste con la siguiente escena, donde un par está emparejado pero el otro es más bajo.

Ejemplo: AK contra KK

El mismo par de carta alta, carta baja y carta alta

Para ganar, una pareja no emparejada debe pedir dos veces sus cartas ocultas o formar una escalera o un color. Las probabilidades son ligeramente mejores que el 90%, o un poco mejores que 10 a 1. Estas son las probabilidades que estoy dispuesto a tomar en cualquier momento.

Ejemplo: J8 y JJ

Pares y conectores del mismo palo

Ves este emparejamiento al final de un torneo cuando los jugadores están desesperados y van all-in con sus palos medios. Manos como KK vs 89 color son un buen ejemplo. Las probabilidades se apilan con conectores del mismo palo.

Por ejemplo KK y 89

Pares y conectores de mayor nivel

Este es un ejemplo del mundo real de un lanzamiento de moneda. Un par de nueves mano a mano con KQ del mismo palo, un par de nueves es una proposición 50/50. Debido a que la mesa a veces destruye pares pequeños, las cartas con palos más altos tendrán una ventaja sobre los pares más bajos (como 2 o 3).

Ejemplo: KQ contra 99

Lea también: Consejos y trucos para dominar el poker de baraja corta!

Juegos preflop comunes (no emparejados)

Estas batallas mano a mano no están emparejadas.

Dos cartas altas y dos cartas bajas

Dos cartas más altas suelen ser ganadoras del 65%, aunque esto puede variar dependiendo de si alguna carta está coloreada y/o conectada.

Ejemplo: AQ contra 47

Dos cartas medias con una alta y una baja

Las cartas altas le dan la ventaja en este juego. Pero estuvo cerca, ganando con overcards alrededor del 57% de las veces.

Ejemplo: Q9 y A3

Segundo Alto, Bajo y Alto, Medio

Cuando la carta baja se convierte en la tercera carta más alta, como en este ejemplo, la ventaja aumenta en aproximadamente un 5 %, dando una combinación de carta alta/media una ventaja del 62 % al 38 %.

Ejemplo: K4 y A9

Carta Alta, Misma Carta y Misma Carta, Carta Baja

En este ejemplo, AQ está en una posición muy fuerte. Después de eliminar la posibilidad de color o escalera, el jugador con Q9 se queda con tres outs (tres nueves restantes).

Misma carta alta, pateador alto y misma carta alta y pateador bajo

El pateador alto le da a esta mano una ventaja significativa. AK a menudo se juega contra AQ, AJ y manos bajas, por lo que AK es una mano tan fuerte, especialmente en No Limit Hold’em, donde la gente va all-in con cualquier as.

Ejemplo: AK contra AJ

Cambios estadísticos

Para aquellos nerds de las matemáticas que piensan que estas probabilidades no son lo suficientemente precisas, recuerden que la aritmética es redondeada y no tiene en cuenta proyectos o escaleras y colores de puerta trasera en la mayoría de los casos. La coincidencia básica de estadísticas es lo que el jugador necesita saber, no en el ejemplo de un par de nueves contra JT de un palo, el porcentaje de 8 es exactamente 50.95 al porcentaje de conectores del mismo palo es 48.68, el resto asumirá una relación. Esto es lo que yo llamo una apuesta 50/50.

En la mayoría de los heads-up, nunca serás el desvalido decisivo, un concepto más importante que la quisquillosidad. Una de las razones por las que el póquer es tan difícil y divertido es por esto. Por supuesto, si bien esto es cierto, no estamos tratando de alentar a los jugadores a ignorar las oportunidades. El póquer se basa en las matemáticas, y si sigues poniendo tu dinero donde es peor, te arruinarás.

Una estadística no resuelta que encontramos fascinante es que en heads-up (uno a uno), las probabilidades de que ambos jugadores obtengan un As son 270,724 a 1. Esta es una de mis estadísticas favoritas porque me acerca: cuando juego cara a cara y recibo par de ases, ¡creo totalmente que soy el jugador número uno! Esta confianza continuó hasta el river, cuando mi as fue roto por un mal trozo de queso que mi oponente había elegido para jugar. Como se mencionó, rara vez eres un desvalido abrumador, así que tenlo en cuenta cuando pierdas.

¿Quieres leer más blogs de póquer? haga clic aquí

¡Reglas de juegos de cartas, estrategia y consejos!
LEER

Deja un comentario